Objetivo conseguido. Pronto anunciaremos la fecha del sorteo y dónde será. Somos 805. Suscríbete.
1514747 Visitas

Cuentos de Cartagena – Capítulo XXII – Los ecos del monte Miral

PorAida

24 de marzo de 2024
Publicidad
Publicidad
Solo tardarás 2 minutos en leerlo.

Loading

Los ecos del monte Miral

Publicidad

En una tierra bañada por el sol, donde el mar Menor besa suavemente las costas y el Mediterráneo se extiende majestuoso, se alza el Monte Miral, un lugar envuelto en misterio y leyendas. Durante siglos, este monte ha sido testigo de historias de fe y búsqueda espiritual, narraciones que se han transmitido de generación en generación.

La historia comienza con un joven anacoreta llamado Ginés, quien, buscando la paz y la comunión con lo divino, encontró refugio en las laderas del Monte Miral. Ginés, un hombre de corazón puro y una fe inquebrantable, descubrió en este lugar sagrado un rincón del cielo en la tierra.

Con el paso del tiempo, la fama de Ginés creció, y su ermita en el Monte Miral se convirtió en un lugar de peregrinación. Personas de todas las creencias y orígenes acudían a él, buscando consuelo, sabiduría y, a veces, milagros. La ermita de Ginés, dedicada a la humildad y al servicio, brillaba como un faro de esperanza en la región.

Publicidad

Alrededor de esta ermita, surgieron otras más, cada una dedicada a un santo diferente, creando un mosaico de fe y devoción. Había una para San Pablo de Tebas, otra para San Hilarión, y así sucesivamente, hasta que nueve ermitas adornaron las laderas del Monte Miral, como estrellas en la tierra.

Pero el tiempo es un río imparable, y con él, las ermitas sufrieron el embate de los siglos. Guerras, elementos y el olvido humano cobraron su precio, dejando solo ruinas como mudos testigos de un pasado glorioso. Sin embargo, el espíritu de Ginés y de los otros ermitaños nunca abandonó el monte.

Publicidad

Un día, un joven arqueólogo llamado Alejandro, fascinado por las leyendas del Monte Miral, decidió desentrañar sus secretos. Con cada piedra desenterrada y cada manuscrito descubierto, Alejandro revivió la historia de Ginés y sus compañeros ermitaños. Su trabajo reveló la riqueza espiritual del lugar y su importancia en la historia de la fe y la convivencia entre culturas.

La historia de Monte Miral, contada por Alejandro, inspiró a una nueva generación a mirar con respeto y admiración este lugar sagrado. Aunque solo quedaban ruinas, cada piedra y cada rincón del monte aún resonaban con ecos de oraciones y cánticos antiguos.

Y así, el Monte Miral continúa siendo un lugar de misterio y belleza, un testimonio silencioso de la búsqueda humana de significado y conexión con lo divino. Un lugar donde, aún hoy, se dice que los espíritus de Ginés y sus compañeros ermitaños vagan, protegiendo y bendiciendo a quienes buscan paz en su sagrado suelo.

Logo de ¿Dónde Comemos? Cartagena

Deja tu reseña

Puntuación

0,0
Valorado con 0,0 de 5
0,0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Reseña

Publicidad

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

(Visited 79 times, 1 visits today)
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Participa en todos los sorteos que realizamos desde dondecomemosct.es. Suscríbete.

PorAida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traduce a otros idiomas