Volvemos a Cartagena

Hoy, es uno de esos días de final de verano que huelen a otoño.

Un otoño ocre y solitario.

Otoño de librería y cortas tardes, de café caliente y proyectos.

Huele a tormenta, a nubes cargadas de recuerdos, a viejas puertas de madera con cristales aburridos de mirar.

Hoy será ayer, y ayer se olvidará paseando por la orilla antes plagada de sombrillas y esperanzas, de ojos que vieron por primera vez el mar.

Volvemos al principio de un punto que puede ser cualquiera.

Volvemos a Cartagena.


Críticos de Cocina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *