Escucha nuestro último Podcast

Cuando alcancemos la cifra de 900 suscriptores, realizaremos un sorteo de una comida para dos personas. Somos 823. Suscríbete.
1669646 Visitas

Breaking Lunch: La Plaza

Getting your Trinity Audio player ready...
Publicidad
Publicidad
Solo tardarás 2 minutos en leerlo.

Loading

Publicidad

Ante el apabullante éxito que ha tenido la nueva sección de menús sibaritas, el administrador de la página me ha pedido encarecidamente que inicie otra, pero esta referente a otra gran costumbre bien arraigada en España, que no es otra que el almuerzo. Porque en estas tierras desayunamos (generalmente en casa) y hasta que llegan las 14:00 al menos (comer antes es demasiado europeo para nosotros), algo hay que echarle al estómago para no acabar famélicos y poder así seguir desempeñando nuestra ardua labor. Con la inestimable ayuda de mi gran colaborador Fernando, trataré de hacer críticas lo más constructivas posible para ayudar a los amantes de los almuerzos.

 


 

Empezamos con un almuerzo a lo grande, y como le gusta a mi colega Feli, sin limitaciones pecuniarias. Nos desplazamos hasta el Mercado de Santa Florentina, en horas bajas ante la desidia de la administración local, pero manteniendo el encanto de los mercados de abasto de siempre. Allí podemos comprar pescado o carne y que nos lo preparen en la cafetería, por un razonable precio de elaboración. Igualmente podemos acompañar el almuerzo con una ensalada o algo más cartagenero, un plato de tomate cortado con bonito, que es lo que hicimos nosotros. Y como dije, almuerzo a lo grande: medio kilo de gamba roja a la plancha, un kilo de almejas a la marinera y media docena de molleras rebozadas, que previamente nos limpió y preparó el tendero. Marisco fresco y a un precio inmejorable, preparado con maestría y buen hacer.


 

Obviamente en este primer artículo no se puede hablar de precios exactos porque el pescado y el marisco dependen mucho del mercado, pero sí tengo que decir que pese a habernos gastado un dinero que bien podría haber pasado por un menú de Feli, mereció la pena por cantidad y calidad. Pero prometo que a partir de ahora, serán almuerzos más de currela, al menos hasta que haya un cambio de temporada para el marisco.

Publicidad
Publicidad
Podcast

Escucha nuestro podcast "Cosas de una ciudad con Mar", de ¿Dónde Comemos? Cartagena. Pulsa reproducir en navegador en la pantalla de abajo.

 

(Visited 80 times, 1 visits today)
Publicidad
Podcast

Escucha nuestro podcast "Cosas de una ciudad con Mar", de ¿Dónde Comemos? Cartagena. Pulsa reproducir en navegador en la pantalla de abajo.

Publicidad
Publicidad
Podcast

Escucha nuestro podcast "Cosas de una ciudad con Mar", de ¿Dónde Comemos? Cartagena. Pulsa reproducir en navegador en la pantalla de abajo.

Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traduce a otros idiomas
Publicidad