Restaurante CIBUS GASTROBAR

Vivir en Cartagena tiene muchas ventajas. Poder disfrutar, todos los días, de un paseo a orillas de mar. Admirar los fantásticos edificios modernistas, visitar los yacimientos arqueológicos siempre que quieras, etc.


Sin embargo, nos imposibilita, al menos de una manera lógica, disfrutar de los hoteles de la ciudad. No tendría mucho sentido, viviendo a unos metros del NH, alojarte un fin de semana; pero, por qué no comer.

Siempre nos ha llamado la atención el hotel NH Cartagena. Por ello, quisimos comer en su restaurante llamado Cibus Gastrobar.

El restaurante es amplio, de estilo moderno y elegante. Dispone de una terraza frente al Palacio Consistorial. La Carta es sencilla con platos elaborados. El servicio estupendo, agradable, profesional.


Para empezar, pedimos salmorejo cordobés con tartar de aguacate. La presentación del plato es magnífica. En plato hondo con un tartar de aguacate en el centro, después vierten el salmorejo desde una jarra de porcelana.

El sabor y la textura del salmorejo son insuperables. La combinación con el tartar de aguacate, hace que quieras repetir una vez más. Nos encantó.


Seguimos con entrantes, esta vez al centro. Nos decidimos por el arroz meloso con langostinos. El arroz estaba delicioso. Con un sabor muy marinero.


Pasamos a los platos principales. En esta ocasión, nos decantamos por secreto ibérico con bastones de yuca y, brocheta de pulpo con batata y salsa de pimiento choricero.

El secreto ibérico con bastones de yuca, iba sobre plato llano redondo, la carne troceada, descansaba sobre la yuca cortada a modo de patata frita y sobre un poco de batata, también con corte similar.

Un plato muy completo. El sabor de la carne; extraordinario. El acompañamiento, diferente, apetecible.


La brocheta de pulpo con batata y salsa de pimiento choricero, presentada en plato llano cuadrado, consistía en dos pequeñas brochetas con dos, no pequeños, trozos de pulpo, sobre láminas de batata con salsa de pimientos choriceros.

Un plato, también, muy completo. El pulpo en su punto, y la combinación de los sabores, dulce de la batata y salado del pulpo, junto con la salsa, potencia el sentido del gusto, haciendo de cada bocado una sensación única y placentera.


Un gran restaurante en pleno centro de la ciudad. una gran sorpresa el haberlo descubierto, y una gran cocina creativa y cambiante. Sin duda, todo un acierto comer aquí.

Os dejamos los enlaces a su carta y a su web. La carta está viva y puede que ya no estén nuestros platos en la misma.


Críticos de Cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *