Restaurante LA ALACENA DE MARÍA

Restaurante LA ALACENA DE MARÍA

9 diciembre, 2018 7 Por CRITICOS

 

16+
Califícanos. Valora el artículo.
[9 votos. Valor medio: 4.6]

3,487 total views, 2 views today

Estuvimos comiendo en La Alacena de María, y es que desde que abrió este pequeño restaurante en el número 24 de la calle Real, hemos querido ir. Intuíamos una comida cuidada y casera, con platos diferentes. Y no nos equivocábamos.

La decoración está enfocada al mundo de la restauración, con fotografías de grandes chefs colgadas de la pared. Nos llamó mucho la atención el prólogo de bienvenida que hay en la carta y el cual, citaremos textualmente ya que define lo que La Alacena de María es. Y del que estamos totalmente de acuerdo.

“Si existe La Alacena de María es sobre todo porque nos encanta cocinar. Y lo hacemos como siempre se ha hecho, si prisa, con productos frescos y cuidando los detalles. Como en las alacenas de nuestros mayores, en la de María (Noria) encontraremos recetas tradicionales a las que sumamos un toquecito de vanguardia.

Si hay una palabra que defina nuestra cocina sin duda es Honestidad.

Por eso se hace imprescindible la figura de Javier Zapata (nuestro Sumiller) y su apuesta por pequeñas bodegas productoras de vinos artesanales, para disfrutar en La Alacena o en casa.

Además podéis disponer de nuestros aceites y sales aromatizadas también para llevar, cursos de cocina y vinos, menús del día cuidados…

Por todo ello esperamos que disfrutes en La Alacena de María con una cocina auténtica y saludable, porque nuestra intención no es otra que hacerte sentir como en casa.”

Entrando en materia, una vez sentados a la mesa y echando un vistazo a la carta, decidimos pedir dos entrantes para después terminar con un principal.

Probamos el paté ibérico casero con reducción de Monastrell y gominolas de apio acompañado de pan de pueblo. Bajo el título hay una descripción: Delicioso Paté de Campaña elaborado con carnes nobles de cerdo ibérico, siguiendo una receta de cocina de 1925. Lo acompañaremos de un pan tradicional, una reducción pausada de Jumilla Silvano Garcia y unas gominolas caseras de apio que lo actualizan, consiguiendo una combinación de sabores redonda y original.”

Nada más ver el plato, recordamos el prólogo de la carta y vemos con claridad que es una fiel descripción a lo que aquí vamos a encontrar. Nunca habíamos probado un paté de estas características, habíamos probado otros patés caseros, pero nada parecido a esto. Los sabores son intensos y agradables.

El segundo entrante elegido fue la lasaña de espinacas y calabacín. Bajo el título reza lo siguiente: “Un plato con el que disfrutar y cuidarse al mismo tiempo. Cocinado con verduras frescas. Ligero y sabroso. Ideal para vegetarianos o para todos aquellos a los que les guste comer sano sin renunciar al sabor.”

Otra vez la presentación impecables. La lasaña estaba, como dicen, muy sabrosa. La combinación espinaca/calabacín un acierto, junto con el queso fundido que le da el toque de sabor y textura diferente.

Para terminar y como plato principal, quisimos probar el rabo de toro (ternera) con patata a la brasa y capirote y cuya descripción bajo el titulo dice lo siguiente: “Lo cocinamos a la cordobesa, sin prisas, añadiendo melosidad a la receta y un cremoso de patata a la brasa que acentúa aún más su melosidad. Lo terminamos con crocanti de Capirotes que le aporta un toque crujiente de nuestra infancia.”

No hacía falta usar el cuchillo para poder comer este plato. Muy tierno. La carne junto con el cremoso de patata le da un sabor al bocado de ensueño. No quieres que se termine. Otra vez, la presentación muy elaborada. Un plato final contundente, muy completo. Es algo, que sin ningún lugar a dudas, hay que probar.

Como postre, pedimos tarta de queso del Campo de Cartagena. Bajo el título leíamos lo siguiente: “Deconstrucción de la tarta chessecake elaborada con queso de Tallante afinado del Campo de Cartagena. Premio al mejor queso joven de España. Ligera, cremosa, intensa…”

Un postre intenso, con un sabor fuerte a queso, como nos advirtieron al pedirlo, pero muy sabroso y casero.

También pedimos un poco de fruta. La presentación de la fruta variada sorprende. Muy original.


La atención al comensal es muy cuidada, muy atenta.

Vimos que también ofrecen menú del día a un precio de 10€ de lunes a jueves y 15€ los fines de semana. Así que repetimos, pero esta vez en modo menú. Y sorpresa. Los platos igual de cuidados, hechos con la misma dedicación. El menú que nos tocó ese día nos encantó. Os dejamos un enlace a su página de facebook donde encontraréis más información de La Alacena de María

Críticos de Cocina.

Valora el Restaurante
7
Calidad/Precio
7
Promedio
  yasr-loader

 

(Visited 152 times, 1 visits today)
16+