Sentado en el cantil del puerto

Sentado en el cantil del puerto

17 de febrero de 2021 0 Por Críticos de Cocina

Publicidad
5 1 voto
Article Rating
Solo tardarás 2 minutos en leerlo

Sentado en el cantil del puerto sin hacer nada salvo mirar al agua que va cambiando de color conforme la tarde avanza, escucho una tenue música de piano procedente de un pequeño velero atracado. El sol está cayendo alargando sombras mientras el cielo se vuelve rojizo y la temperatura baja levemente.

Acaban de encender las farolas del paseo marítimo. Destaca el edificio blanco que todavía continúa vacío a excepción de un Burger King – lo que cuesta llevar a término los proyectos en Cartagena – algún día contará con bares y restaurantes y volveremos a disfrutar de las terrazas tan cerca del mar.

Publicidad

Pronto llegará la primera luna llena de primavera, y con ella, la Semana Santa donde la ciudad se engalana y huele a flores recién cortadas. Con el repicar de los tambores inundando las noches cartageneras y la salve marinera que eriza la piel al transeúnte. Tendremos que esperar un año más para volver a vivir todo eso.

Antes de la llegada de esta pandemia, durante los primeros meses del año y, sobre todo, durante el tiempo de cuaresma, estábamos acostumbrados a ver como abrían nuevos locales de hostelería para empezar con buen pie su andadura – Semana Santa en Cartagena es increíble – ahora es difícil ver alguna apertura relacionada con el sector. Bueno, por lo menos acaba de abrir la pizzería Las Pizzas D’Herber en la calle Honda.

Está entrando a puerto un gran carguero y los prácticos salen a su encuentro dejando unas ondulaciones en un mar demasiado en calma. Los colores rojizos han dado paso a un color azul marino oscuro dejando una marcada silueta de los montes que cobijan la bocana. La iluminación del paseo marítimo no alumbra lo suficiente y hace de este enclave un lugar inhóspito por la noche.

Publicidad

Dicen que han autorizado la apertura de las terrazas y ya podemos salir de nuestro municipio. De momento, voy a seguir un rato más sentado en el cantil del puerto mientras escucho la música que sale de aquel pequeño y viejo velero atracado.

 

Críticos de Cocina


 

(Visited 153 times, 1 visits today)
5 1 voto
Article Rating
Publicidad

Aquí puedes suscribirte para recibir todos los futuros artículos y no perderte nada de ¿dónde comemos? Cartagena. No te costará nada y podrás darte de baja cuando te apetezca. 

¿Te animas? 

 

Loading

Fines y legitimación del tratamiento

Cartagena, mucho por descubrir