Una calle de la tapa. ¿Es posible?

Una calle de la tapa. ¿Es posible?

16 de junio de 2022 0 Por Críticos de Cocina

5 1 voto
Article Rating
Solo tardarás 4 minutos en leerlo

¿Os imagináis por un momento que la calle San Fernando se convirtiera en una calle de la tapa, al estilo de la calle Laurel de Logroño? Que todos, o la mayoría de bajos comerciales, estuvieran ocupados por bares y restaurantes. La idea es que cada local tenga una o dos tapas propias, así se crearía una especie de reto donde la finalidad sería tomar una tapa en cada uno de los locales. Por supuesto, la tapa deberá ir con bebida; la caña/tapa no debe abandonar la ciudad de Cartagena de ninguna de las maneras.

Es cierto que la ciudad cuenta con zonas de concentración de bares y restaurantes; la zona de la Alameda, la calle Jorge Juan. La plaza Juan XXIII está rodeada de bares y restaurantes y se ha convertido en una zona gastronómica consolidada en el centro de Cartagena. Otros lugares del centro como Las Puertas de Murcia, también concentran un número importante de locales dedicados a la restauración. La plaza del San Francisco, junto con la calle Honda y la calle Jara, forman otra de las zonas de mayor oferta.

Publicidad


No nos olvidamos del puerto que, por fin, dos de sus proyectos estrella de restauración y ocio ha conseguido sortear todas las trabas que, desde la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, les han impuesto; teniendo parados los proyectos provocando la desesperación de los que, como nosotros, estamos desando disfrutar de una buena gastronomía con las incomparables vistas de nuestro gran puerto natural. Decir que Alviento, si todo marcha según lo previsto, tiene previsto abrir durante el mes de septiembre y, la antigua sede de la Cámara de Comercio de Cartagena que albergará una especie de mercado gastronómico, ha conseguido reanudar las obras, que siendo esto Cartagena y dependiendo de la CARM, no es moco de pavo.

Sin embargo, a pesar de contar con todos estos lugares y más que nos dejamos en el tintero, creemos que una calle única enfocada a la hostelería sería algo muy positivo para la ciudad. La calle San Fernando es ideal para transformarse en una calle gastronómica. Es peatonal y estrecha, lo que hace que esté en sombra la mayoría del tiempo. Está en el casco histórico y muy cerca de algunos de los yacimientos y museos más importantes. Actualmente dispone de un gran número de bajos comerciales en alquiler o venta.


Pero para que una calle así funcione en una ciudad como Cartagena, ¿Qué puede hacer falta? Por supuesto ofrecer tapas con caña a un precio razonable, buena cerveza y buenos vinos. Tapas originales y de nuestra tierra. Pequeños bares, que como los de los años 60/70, asaban pulpo a la cartagenera impregnado con su característico olor las calles de la ciudad. Abrir tabernas que al verlas apetezca entrar a ellas y tomar algo. Tabernas de estilo antiguo con nombres marineros, que se note dónde estamos y de dónde venimos; tabernas con nombres romanos y cartagineses. Por ejemplo – he estado en la taberna Aníbal tomando unos fronterizos, luego hemos pasado por la taberna Estribor y no veas cómo estaban los mejillones al vapor con limón y pimienta. Ahora vamos a pasar por Arx Asdrubalis que hacen el mejor pulpo de la zona –

Publicidad

Ahora con la reciente apertura de Mature, una tienda de quesos donde, además de comprar, también puedes tapear, haga de efecto llamada a más negocios de hostelería. Pero, sin duda, el Ayuntamiento junto con Hostecar y la Cámara de Comercio de Cartagena, podría concebir un proyecto basado en nuestra imaginaría calle de la tapa y ofrecer incentivos a todo aquel que esté dispuesto a invertir en un local de hostelería en la calle San Fernando. Creando actividad y riqueza en una calle que, lamentablemente, sucumbe a la desidia de una ciudad que puede llegar a ser un referente en todo el sureste mediterráneo.

 

Críticos de Cocina

(Visited 278 times, 2 visits today)
5 1 voto
Article Rating
Publicidad