LA CARTAGENA DE LOS AÑOS 50/60 DEL SIGLO XX QUE SE NOS FUE

LA CARTAGENA DE LOS AÑOS 50/60 DEL SIGLO XX QUE SE NOS FUE

1 de enero de 2022 0 Por ECM

5 3 votos
Article Rating
Solo tardarás 5 minutos en leerlo

PARTE PRIMERA

 

Lugares de ocio y divertimento en la Cartagena de aquella época

 

En aquellos años, dentro del casco urbano de la ciudad había pocos lugares para el divertimento y ocio de pequeños y mayores. Los menores de edad sólo podíamos ir al cine a ver películas autorizadas y a la Plaza de Toros a ver alguna charlotada o espectáculo cómico.

Los mayores de edad tenían algo más de oferta, pero ésta se reducía a las corridas de toros, los cines, los combates de lucha libre y los bailes en El Copo y las verbenas del Campo de los Juncos. Además, tanto pequeños como mayores teníamos a nuestra disposición los partidos de fútbol en los campos del Almarjal y de Los Juncos, donde jugaban el Cartagena Efesé y el C.D. Naval respectivamente.

Publicidad

 

Estos eran los principales centros de diversión y ocio que existían:

 

Los cines.

Había cuatro cines: el Teatro Circo, el Cine Central, el Cine Máiquez y el Cine Mariola.

 

El Teatro Circo fue inaugurado el 31 de mayo de 1879 y contaba con 30 plateas, 200 asientos en gradas de plateas, 535 butacas de patio y 374 sillones de platea, otros 100 de anfiteatro y la entrada general o el Gallinero, donde se metían 900 personas. El Teatro Circo alternaba en su escenario espectáculos circenses, con actuaciones musicales y representaciones de teatro. En 1916 introdujo en su programación el Cine. El teatro tenía una forma como de plaza de toros y el Gallinero estaba en lo más alto. Sus asientos eran gradas de madera y había pequeñas ventanas enrejadas que servían para mitigar el asfixiante calor que se pasaba en primavera y verano. Allí fui numerosa veces con los amigos del barrio, casi siempre a ver películas de aventuras, de guerra y de indios. Recuerdo películas como Solo el valiente, Fort Bravo, Flecha rota, Paralelo 38 o Las minas del Rey Salomón. Cuando venía la caballería americana en ayuda de los que estaban siendo atacados por los indios el cine se venía abajo, ya que todos los chavales del gallinero comenzábamos a jalear, aplaudir y a patear las gradas de madera. El viejo Teatro Circo estuvo funcionando hasta que en 1968 bajó el telón con la representación de La Parranda y la actuación de Marco Redondo.

En 1970, tras ser demolido y reconstruido con una fisonomía distinta adaptada a la modernidad de la época, se reinauguró con el nombre de Nuevo Teatro Circo el 3 de octubre con el ballet español de Pilar López Júlvez.

 

El Cine Máiquez ocupaba el local del antiguo Teatro Máiquez, inaugurado en 1868, cuyo nombre hace honor al célebre actor cartagenero de los siglos XVIII y XIX Isidoro Máiquez, que tuvo el honor de ser retratado por el insigne pintor Francisco de Goya.

En el siglo XIX la ciudad de Cartagena tenía gran importancia y había gran afición al teatro, por lo que coincidieron en el tiempo tres grandes locales, el Teatro Circo, el Teatro Principal y el Teatro Máiquez. Lo más significativo de este cine, al que yo no asistí muchas veces, eran sus enormes y pesadas cortinas de terciopelo rojo que cerraban el acceso a la sala de proyección, por lo que para entrar y salir de la sala había que descorrer las cortinas, tarea que, sobre todo para los críos, resultaba casi imposible, tal era el peso de aquellos cortinajes. Por eso, en Cartagena se acuñó una frase para denominar a las personas pelmazas o plastas. Se les decía: Eres más pesado que las cortinas del Máiquez.


 

El Cine Central es el cine más antiguo de toda la región. Comenzó a funcionar en 1916 y en 1925 se reformó y adoptó el nombre de Cinematógrafo Sport. Se me viene a la memoria que mi padre cuando nos llevaba al Cine Central siempre decía: Vamos al Sport, pues ese era el nombre del cine cuando mi padre en sus años mozos lo visitaba.

Tras la Guerra Civil sufrió dos reformas y pasó a llamarse Cine Central. La última reforma de mediados los años sesenta introdujo el aire acondicionado, anunciándose como cine refrigerado. Esto supuso un gran avance, ya que ir al cine en verano dejaba de ser una tortura. En este cine vi también numerosas películas de crío y ya de novios con la que sería mi mujer. Recuerdo que en los descansos, y antes de comenzar la proyección, pasaba un hombre uniformado de blanco con un pequeño cajón colgado del hombro vendiendo los ricos bombones helados, otra novedad de aquellos años sesenta.


 

El Cine Mariola fue el más moderno de todos. Se inauguró en mayo de 1959, en las Puertas de Murcia, con la película Los Diez Mandamientos, protagonizada por Charlton Heston, Yul Brinner y Anne Baxter. Era un local moderno, cómodo y por supuesto refrigerado.

Actualmente no funciona ningún cine dentro del casco urbano de la ciudad. Sólo sobrevive El Nuevo Teatro Circo, pero no como cine.

 

E.C.M.

 



 

(Visited 342 times, 1 visits today)
5 3 votos
Article Rating
Publicidad