Tapería EL BARRIL DEL TAPEO

El otro día, recordando viejos tiempos, nos acordamos de las tardes de domingo viendo algún partido de futbol mientras tomábamos alguna de las muchas tapas que ofrecía El Barril del Tapeo cuando estaba en la calle del Aire. Un bajo situado en un bonito edificio del centro de la ciudad de Cartagena. Ahora en venta.

Comer allí era una gozada, había infinidad de tapas. Era todo un éxito. Como nos entró la nostalgia del recuerdo de otros tiempos pasados, decidimos ir a comer a su actual ubicación, en la calle Intendencia número 8. Un local más pequeño, pero en un lugar histórico. Nada menos que en las antiguas Casas del Rey, construidas por el Rey Felipe II.

La calle Intendencia une Las Puertas de Murcia con

 la calle del rey que termina en la Calle Real. Es una calle tranquila y estrecha, y delimita uno de los lados de Capitanía General.

 

El local dispone de unas mesas en la calle, al ser una calle peatonal, es idónea para sentarse a tomar algo tranquilamente sin el molesto ruido de vehículos a motor. El interior del local es acogedor. Cuenta con una pequeña barra con expositores de las tapas que ofrecen. Obesrvamos menos tapas que en el anterior local. Frente a la barra, podemos admirar una impresionante réplica del famoso cuadro pintado por Velázquez, La rendición de Breda. Arturo Pérez Reverte, habla sobre el cuadro en las aventuras del Capitán Alatriste, mencionando, también, al Tercio Viejo de Cartagena.


Estuvimos a la hora de comer, quizás sea mejor ir a cenar. Tomamos unas berenjenas rellenas de carne. Grandes, sabrosas, tal y como las recordábamos del antiguo local.


Pedimos unas croquetas, para ser exactos, cuatro. Muy normales, nada de otro mundo. Dentro de la media del mundo de las croquetas.


Continuamos con algo más contundente, así que pedimos pollo con tomate y pimientos. El tomate estaba muy bueno, de los de mojar pan. En su conjunto, sobresaliente. Nos gustó mucho el sabor del tomate junto al pimiento. Buen plato. También lo hacen de conejo. El plato iba acompañado de patatas fritas. Muy completo.


En general, bien. Seguimos pensando que es mejor ir de tapas por la noche que a comer, a no ser, claro, que queráis hacer una ruta de tapas por la ciudad, entonces, se convierte en una parada obligatoria.


La tapería se complementa con el pub Las Casas del Rey, al cual se puede acceder desde El Barril del Tapeo. Puedes tapear tranquilamente, y después, pasar al pub para tomar una copa.

El pub cuenta con una barra entre los arcos del antiguo edificio, lo que lo hace único.


No todo el mundo tiene la oportunidad de tomar algo en un edificio de la época de Felipe II.

Críticos de Cocina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *