EL TROVO CARTAGENERO

EL TROVO CARTAGENERO

24 de enero de 2021 0 Por ECM

Publicidad
5 1 voto
Article Rating
Solo tardarás 4 minutos en leerlo

El trovo es una modalidad poética basada en la improvisación o repentización, es decir, componer los versos sobre la marcha (“on line” que se dice hoy). Es típico de la región levantina del sureste español, especialmente de la comarca de Cartagena. Se piensa que su origen procede de los cantes flamencos que los trabajadores andaluces se trajeron consigo en su inmigración, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, en su búsqueda de trabajo en la sierra minera de Cartagena, zona que se independizó de la ciudad a principios del siglo XX, con el nombre de La Unión, internacionalmente conocida por su famoso Festival del Cante de las Minas.


Los cantes improvisados de los trabajadores en la mina, en los desplazamientos a las mismas y en las tabernas y bares dieron lugar, además de al popular cante minero, al trovo en su forma sencilla. Este trovo se compone de quintillas octosílabas con rima consonante (también se permite la rima asonante), cuyo esquema de rima puede ser: ABBAB, ABAAB o ABABA.

Por toda la comarca de Cartagena se realizan frecuentes veladas troveras, en las que dos o más troveros entablan una controversia entre ellos lanzándose pullas o “chilindrinas”, que son inmediatamente contestadas por el destinatario de los versos. Normalmente, el trovero va dictando sus versos al oído de un “cantaor” que con un acompañamiento de guitarra hace llegar al público lo repentizado por el trovero. El trovo y las veladas troveras hoy día se han extendido e incluso internacionalizado, pudiendo decir que existen buenos troveros en otras zonas de España y también en Iberoamérica.

El trovero más ilustre de Cartagena fue José María Marín, nacido en la diputación de La Palma el 18 de julio de 1865, el cual fue el creador del denominado trovo cartagenero, que consiste en desarrollar a partir de una cuarteta matriz cuatro quintillas, que deben terminar obligatoriamente con cada uno de los versos que forman la cuarteta y en su orden establecido. Por si no se ha entendido esta somera explicación paso a exponerla con un trovo cartagenero compuesto por mí en enero del año 2000 y que define lo que es el trovo cartagenero.

 

 

ESTRUCTURA DEL TROVO CARTAGENERO.

Un trovo, poesía sencilla

de raíz cartagenera,

lo forman cuatro quintillas

y la cuarteta primera.

 

La cuarteta es importante

que defina a pies juntillas

un pensamiento, un talante,

del que nazca, palpitante,

un trovo, poesía sencilla.

 

Las quintillas van detrás,

cantarinas, placenteras,

teniendo como bandera

el lenguaje popular

de raíz cartagenera.

 

Con cada verso igualito

que su cuarteta semilla

deben acabar su escrito.

Por eso un trovo bendito

lo forman cuatro quintillas.

 

La cuarteta es elixir

que a las quintillas genera

y al trovo hace vivir.

Por eso hay que insistir:

¡y la cuarteta, primera!.

 

En los años 30 del siglo XX la explotación minera de la Sierra de La Unión entró en crisis, dejando a muchísimos mineros sin trabajo y en la miseria, los cuales se vieron obligados a mendigar por las calles de Cartagena. Nuestro trovero Marín recogió, con su sabiduría popular, el hecho en el siguiente trovo:

 

” Sangre vierte el corazón

viendo con vergüenza y pena

mendigar en Cartagena

los mineros de La Unión.

¿Qué te valió pueblo mío,

hacer tantos millonarios,

y darles tal poderío;

si aquí están tus proletarios

con el armario vacío?”

 

Termino el artículo sobre el trovo cartagenero con un ejemplo que he compuesto dedicado a la simbiosis entre el Mediterráneo y nuestra Ciudad.

 

 

TROVO CARTAGENERO AL MEDITERRÁNEO Y CARTAGENA.


 

Mediterráneo divino

que bañas nuestra Ciudad,

eres la luz del destino

que alumbró su eternidad.

 

Tus aguas siempre serenas

son los seguros caminos

por los que grandes marinos

llegaron a Cartagena,

Mediterráneo divino.

 

Las gentes de toda edad

van al puerto para verte,

contemplar tu inmensidad

y también agradecerte

que bañas nuestra ciudad.

 

Son Mastia, Cartago y Roma

un ejemplo cristalino

que en nuestra historia se asoma

y dice en cualquier idioma:

eres la luz del destino.

 

Tus aguas la gesta vieron

que allá por la antigüedad

Roma y Cartago vivieron

y en ti la luz encendieron

que alumbró su eternidad.

 

ECM


 

 


 

(Visited 282 times, 1 visits today)
5 1 voto
Article Rating
Publicidad

Aquí puedes suscribirte para recibir todos los futuros artículos y no perderte nada de ¿dónde comemos? Cartagena. No te costará nada y podrás darte de baja cuando te apetezca. 

¿Te animas? 

 

Fines y legitimación del tratamiento

Cartagena, mucho por descubrir