Restaurante EL LOCO ÁNGEL

Restaurante EL LOCO ÁNGEL

22 de mayo de 2022 0 Por Críticos de Cocina

0 0 votos
Article Rating
Solo tardarás 5 minutos en leerlo

Regresamos a la zona donde se concentran la mayoría de restaurantes de una de las arterias principales de la ciudad, la Alameda de San Antón. Esta vez entramos por primera vez al restaurante El Loco Ángel, situado en el local que años atrás ocupaba la extinta La Vagoneta.

Reservamos en el interior; casi siempre preferimos el interior de los locales, normalmente son más tranquilos, discretos y cuidados que las terrazas, excepciones aparte. El interior del local es acogedor, llama la atención las grandes letras de neón con el nombre del local que hay en el techo.

Publicidad

Ya sentados a la mesa y con una cerveza en la mano y la carta en la otra, navegamos por las distintas alternativas que en ella encontramos y decidimos lo que viene a continuación.

Unas croquetas de jamón ibérico. Textura excelente con ese rebozado atrayente que le da a la croqueta esa distinción que, en el momento del bocado, la hace única.


Pedimos las patatas Bravas Crazy y comprendimos nada más probarlas porqué son unas patatas locas. Todos sabemos que el origen de esta popular tapa está Madrid y, debido a su éxito, fue extendiéndose rápidamente al resto de España. Sin embargo, no es extraño que en esta zona del mediterráneo tan alejada de la Capital, encontremos la receta original distorsionada y que, en cada uno de los bares y restaurantes que sirven este plato, hagan una versión distinta como es en nuestro caso. Las patatas ofrecen un aspecto impecable y apetitoso cuya salsa de tomate tiene ese picante que se espera de unas buenas bravas; cuando las pruebas notas un sabor sutil a hierbabuena que le da un toque de originalidad a la receta. Nos gustaron.

Publicidad


Ahora viene un plato a tener en cuenta. Original, atrevido, fresco, delicioso. Hablamos del sombrero de atún Kimuchi con pico de gallo y mango. Una amalgama de ingredientes que combinan a la perfección sobre un pan tipo Luchi. El atún Kimuchi es una versión japonesa más suave y dulce que su original coreano Kimchi, más picante y atrevido. Mezclar este plato japonés con el popular acompañante mexicano pico de gallo y con el dulce y ácido mango, tiene como resultado este gran plato que encontramos en El Loco Ángel y que tanto nos gustó.


Pues como en la carta hay pulpo, pues tenemos que pedirlo. Siempre decimos que es una suerte vivir junto al mar, no solamente por el clima privilegiado que los habitantes de la costa tenemos, sobre todo en época estival y que la España interior soporta temperaturas a veces insoportables, sino también, por la cultura gastronómica que implica. Es por este motivo, que los productos de la mar están muy presentes en las cartas de los establecimientos y, no es extraño encontrar pulpo en cada una de ellas. Lo bueno que tenemos, y ya nos centramos en Cartagena, es la manera de cocinarlo. Por supuesto que el pulpo a la Cartagenera domina al resto, pero es frecuente ver muchas otras recetas: A la gallega, al limón, en aceite, frito, a la brasa, con pimienta, en salpicón, al horno, etc.

En el Loco Ángel, el pulpo que pedimos y que ellos llaman nuestro pulpo, estaba hecho a la brasa y estaba alarmantemente bueno. La pinta, tal y como podemos ver en la fotografía, es tentadora.


La oreja de cerdo es un plato difícil de encontrar en la ciudad, pocos sitios la sirven, al menos que nosotros sepamos. Normalmente podemos encontrar este delicioso plato en La Bodega Nicolás, en la calle del Carmen. Ahora, también lo encontramos en El Loco Ángel.

Servidas a la brasa y aderezadas con aceite de oliva virgen extra y pimentón de la vera picante, convierte la oreja de cerdo en un manjar exquisito que, sin ningún atisbo de duda, hay que probar si decides comer aquí.


Ya vamos terminando, y lo hacemos con una buena chuleta de vaca al centro. Troceada y con guarnición de patatas con pimientos de padrón y tomates Cherry es como viene presentado el plato. La carne, de una calidad excelente, estaba en su punto de cocción y su sabor era intenso. Nos gustó mucho y nos recordó a la carne que, en tantas ocasiones, hemos probado en Casa Valentín en Los Urrutias.


No faltó algún postre que otro y nuestro archiconocido café cartagenero Asiático.

Nos gustó mucho el lugar, tanto de apariencia como de propuesta gastronómica. Tiene una carta muy interesante y cosas fuera de ella que varían según mercado también muy interesante. En definitiva, no hay que estar loco para no querer comer aquí.


Comensales: 3


Valora el Restaurante
0
Calidad/Precio
0
Promedio
 yasr-loader

Críticos de Cocina

(Visited 476 times, 1 visits today)
0 0 votos
Article Rating
Publicidad